La información es la clave

Ya no se trata únicamente de productos. Se trata, también, de la experiencia del cliente. Por eso, tanto fabricantes como transportistas deben velar para que sus productos se entreguen con la máxima rigurosidad. De esta forma es más sencillo garantizar la satisfacción de los clientes y, con ello, fidelizarlos a nuestra marca.

Información en tiempo real

Una de las fórmulas para garantizar la experiencia de los clientes es, precisamente, disponer de información en tiempo real sobre el estado de los envíos. Desde el momento en el que una expedición sale de nuestras instalaciones hasta que se entrega, pueden acontecer distintas incidencias: desde atascos hasta averías, pasando por múltiples incidentes en los bultos. 

Convector's Eyes permite disponer de información en tiempo real gracias una aplicación para smartphones que llevan los transportistas instalada en sus dispositivos móviles. Con ella, notifican a los operadores de forma automática cuándo han realizado las cargas, qué incidencias ha habido durante el transporte y, también, cuándo se descarga. Todo ello junto con formularios desarrollados a medida de cada expedición que nos permiten disponer de toda la información necesaria para garantizar la correcta entrega de nuestras mercancías: sin llamadas innecesarias que colapsan a nuestro equipo. 

Toda la información que el transportista introduce en la aplicación para smartphones se actualiza en tiempo real en la plataforma online desde la que trabajan los operadores. En otras palabras: lo que sucede en el camión es accesible de forma simultánea desde una plataforma online en la que, incluso, pueden iniciarse las gestiones pertinentes a la información facilitada por el transportista. 

Adelantándonos a los contratiempos

Todas las organizaciones sin excepción pueden sufrir contratiempos de distinta índole. La situación ideal requiere que seamos nosotros, los proveedores, quienes notifiquemos a los clientes las incidencias en las expediciones: desde que su envío va a llegar con demora hasta que los paquetes han llegado con algún defecto, entre otros. Así, podemos iniciar las gestiones necesarias para evitar reclamaciones por parte de nuestros clientes y, con esto, aumentar su grado de satisfacción.

Olbo