Y tú… ¿En qué te diferencias?

Hay marcas para todo y para todos. En los lineales de los supermercados y en los centros comerciales encontramos cientos de productos que se sustituyen entre ellos buscando su hueco en la mente del consumidor. Es decir, mejorando su posicionamiento de marca. ¿Os habéis preguntado en qué se diferencian las distintas marcas de agua?

¿Sabemos exactamente por qué nos eligen nuestros clientes? En un mercado tan sumamente competitivo en el que existen productos que nos sustituyen de otras organizaciones, es fundamental que la experiencia de compra sea excelente. La experiencia de compra en una organización business to business es igual de importante que en las empresas que se dedican a la venta al consumidor final. Pero… ¿Cómo podemos mejorar la experiencia de compra en los negocios entre empresas? Tenemos 5 factores clave:

1. Ofrecer información en tiempo real sobre la entrega.

Las cadenas de llamadas entre clientes, fabricantes y transportistas ocasionan tiempos de espera de incalculable valor entre la primera petición de información y la recepción de la misma. Además, los operadores logísticos deben gestionar la información contando, también, con la posibilidad que llegue modificada.

2. Evitar las esperas sin notificación de demora.

Prometer la entrega a una hora determinada y llegar en un momento distinto puede suponer una pérdida económica, la gestión ineficiente de los espacios de descarga o la insatisfacción de clientes.

3. Gestionar eficazmente las incidencias en las mercancías entregadas.

Inevitablemente los bultos que entregamos pueden sufrir golpes, pueden llegar dañados por la lluvia o pueden llegar con las mercancías equivocadas. Lo más importante ante estas situaciones, cuando ya nos encontramos en el lugar de entrega, es ser ágiles en la respuesta al cliente y la exposición de alternativas. Por eso la información en tiempo real vuelve a ser clave.

4. Evitar el colapso de transportistas en los muelles de descarga.

Gestionar el espacio en una organización cuando existen proveedores que nos traen mercancías y cuando nuestra misma organización debe realizar expediciones no es una tarea fácil. Disponer de herramientas que nos permitan organizar los espacios y los tiempos de cada uno de los usuarios que necesitan utilizarlos es clave.

5. Incluir a los clientes en la cadena de información de fabricantes y transportistas.

Estamos en la era de la información pero, en cambio, no todos los departamentos cuentan con las herramientas adecuadas para ser transparentes con sus stakeholders. Esto supone que, ante las incidencias, podemos perder credibilidad e, incluso, reputación. Y son dos valores intangibles que solamente podemos perder una vez.

 

Olbo